HIMNO DE LACIANA

 
 

Autora: María del Mar García Tablado

 

Oculto entre las montañas, te encuentras valle querido,

en un rincón de León quince pueblos escondidos.

Orgullo siente Laciana, de ser un pueblo minero, 

hombres fuertes y valientes, con sudor de polvo negro.

El aire que se respira, limpio y puro como el agua, 

un reflejo de tus gentes, tan sencillas como sanas.

Las mujeres de Laciana, son como el agua del río,

transparentes cristalinas, como el Sil como el rocío.

COMO HIJOS DE LACIANA,

LA DEBEMOS SIEMPRE HONRAR, 

SOMOS UNA TIERRA DIGNA,

HEMOS SABIDO LUCHAR.

COMO UN LUCERO EN LA NOCHE, 

LACIANA BRILLAS POR SIEMPRE, 

PORQUE ESTAMOS ORGULLOSOS, 

DE TU VALLE Y DE TUS GENTES.

Gentes nobles de Laciana, al Rey fueron a pedir, 

la libertad de su pueblo, para en él poder seguir.

Alfonso nuestro Rey Sabio, la Carta Puebla otorgó, 

y con el paso de los años, la historia se repitió.

Andando van los mineros, largo trecho hasta Madrid,

con mil pies llenos de llagas, y allí a gritos pedir.

Trabajo para sus gentes, y así justicia exigir,

si las minas se cerraban, de qué iban a vivir.

ESTRIBILLO

Rioscuro y Villablino, Llamas, Villar de Santiago,

todos tus pueblos vecinos, con Sosas, Robles, Lumajo.

Caboalles y Villaseca, Rabanal y San Miguel, 

nuestro valle siempre unido, con Orallo y Villager.

Las nieves cubren el valle, la lumbre calor nos da,

con calecho y fílandón, el pandero y a bailar,

Como una madre en silencio, siente la separación,

de los hijos que se fueron, pero que nunca olvidó.

ESTRIBILLO 

Laciana en el corazón.