LACIANA, DISFRUTANDO ...... POR EL VALLE
   
   

En el N. O de la montaña de León, en el regazo de la Cordillera Cantábrica y al amparo de  Peña Ubiña, el Cornón y el Cueto de Arbás, se encuentra una de las zonas mineras con más belleza de Castilla y León. Bendecida con montañas de exuberante belleza, acoge dos de las especies más protegidas y que cuenta en el valle con el mayor índice de población de España: el oso y el urogallo.

Con una extensión de 217 kms, limita con el Parque Natural de Somiedo, con el Valle de Babia y con las reservas biológicas de Cangas de Narcea y Degaña.  

Hablamos del Valle de Laciana, que desde luego, es parada imprescindible para quien quiera disfrutar del turismo interior, de la naturaleza, de la gastronomía y de una gran estación de esquí.

El municipio de Villablino, está formado por catorce entidades vecinales, que siguen conservando la esencia de antaño; casas de gruesos muros de piedra de amplios patios, hórreos que muestran con orgullo herramientas de labranza como si de un museo se tratara…fuentes, pilones y lavaderos. La agricultura y la ganadería fueron las actividades predominantes hasta la entrada de la minería. El descubrimiento de los yacimientos del carbón supuso un gran impulso económico en la zona. Los servicios constituyen a día de hoy un sector cada vez más importante en la economía de la comarca: comercio, servicios a la población y progresivamente el turismo, suponen una creciente revitalización de la comarca.


Estación Invernal "Valle de Laciana Leitariegos"
 


Braña


Tejos

RESERVA DE LA BIOSFERA 

El Valle de Laciana fue declarado por la UNESCO Reserva Mundial de la Biosfera en 2003, gracias a su riqueza biológica y patrimonial. Si hay un aspecto en el que destaca el valle, ese es sin duda el magnífico estado de conservación en el que se encuentran sus bosques. También es  Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), con valles de difícil acceso y alta montaña, donde conviven diferentes especies amenazadas como el Urogallo Cantábrico, que es símbolo de la Reserva. Esta figura vino a añadirse a la declaración del territorio de Laciana como Lugar de Importancia Comunitaria dentro de la Red Natura 2000 .

TIERRA DE  MONTAÑA Y BOSQUES

Como si de un catálogo de vegetación se tratase, el Valle de Laciana se caracteriza por la diversidad de sus bosques, que se conservan en un magnífico estado de conservación. Los bosques ocupan el 37% del territorio y alberga extensos abedulares y bosques mixtos de extraordinario valor ecológico, encontrándose entre los más singulares del país. Abedulares, serbales, arces, tejos, acebos, avellanos, fresnos y hayas, crean zonas de singular belleza. Destacan los  tejos centenarios de Rioscuro de Laciana y del Villar de Santiago.  Y no podemos olvidarnos de la flor que ilumina nuestras brañas, la Grichàndana o Narciso. Las  Brañas, se encuentran en los parajes más resguardados de los altos valles de cada localidad. Constan de un conjunto de “Cabanas” y “Chozos” y los prados más próximos a estas. Estos lugares proporcionaban alimento para el ganado en los meses estivales. Aún hoy, sigue habiendo actividad pastoril en las brañas, pudiéndose ver rebaños custodiados por espléndidos perros mastines.  La función de estas construcciones tradicionales es, hoy en día, para ocio y tiempo libre.

FAUNA

Se pueden observar aves como, el trepador azul,el reyezuelo sencillo, el camachuelo, el arrendajo, la culebrera europea. Cabe destacar por su singularidad y el grado de amenaza, la presencia del urogallo. También están presentes en nuestros bosques, el oso pardo, rebecos, corzos, jabalíes.

Y CAMINAR POR DONDE HABITA EL OSO:  una red de miradores, nos da la posibilidad de verlo en su hábitat natural. Zonas de avistamiento de osos garantizan si tienes paciencia ver a este emblemático animal en un entorno privilegiado como es el valle de Laciana.

GASTRONOMÍA

La comarca de Laciana se caracteriza por tener una gastronomía típica de zonas montañosas, donde la carne cobra especial relevancia. En la mesa lacianiega no faltarán los típicos entremeses procedentes del “samartino” o matanza del cerdo: el chorizo,la morcilla, los “chichos”, los embuchados de lomo, la “empanada del país”, para continuar con sabrosos platos de cuchara o guisos como la caldereta o la chanfaina. Y como postre, podemos optar por un delicioso arroz con leche, el brazo gitano con  natillas, los borrachines, el pionono, retorcidos y los “fisuelos” con chocolate, tan típicos también a media tarde.

 


Bosque Mixto

  Osa con crías


Brazo de Gitano con Natillas

PATRIMONIO

En todos los pueblos está presente una iglesia, ermita o capilla. Destaca la Iglesia de San Julián (S.XI) en Robles de Laciana, declarada Bien de Interés Cultural. Es el edificio más antiguo de la comarca y una de las pocas iglesias del Románico Leonés que se encuentran fuera del Camino de Santiago. Callejear por este acogedor pueblo, significa descubrir rincones y elementos curiosos como el lavadero de Caruvio, cuyo caño es un sarcófago medieval . Y si queremos seguir disfrutando de pueblos con encanto,  Sosas de Laciana tampoco nos defraudará. En el exterior de la Iglesia de San Andrés de Sosas de Laciana, podemos ver varias tumbas antropomorfas de origen medieval. En Villablino no podemos dejar de visitar la Casona de Sierra Pambley , prototipo de casa hidalga , al igual que el Centro del Urogallo en Caboalles de Arriba, ubicado en una casa diseñada como las típicas lacianiegas en forma de  U; aquí podemos conocer la topografía, la historia geológica y paleontológica, así como los principales hábitats del espacio natural, desde la alta montaña a los fondos de valle.  Y como un auténtico museo en vivo funciona La Lechería “La Popular”que destaca por utilizar la fuerza hidráulica de un arroyo cercano para su funcionamiento. En Caboalles de Abajo también se puede ver en funcionamiento el Molino de Alvarez Carballo.

 

No podemos olvidarnos de una parte importante de nuestra historia, reflejada en los yacimientos arqueológicos de La Zamora y La Muela. Castros que protegían entre sus murallas más de trece siglos de historia de Laciana. El Centro de Interpretación de los Poblados Castreños en Rioscuro de Laciana, nos muestra fielmente la vida de los primeros pobladores del valle, así como  la llegada de los romanos atraídos por las explotaciones de oro.

Diversos proyectos y actuaciones, ponen de relieve el valor de nuestro PATRIMONIO MINERO y de sus paisajes como focos de atracción turística  tras el cierre de las explotaciones de carbón. Varios pozos mineros, como el Pozo María o el Pozo Calderón, están llamados a convertirse en el Museo de la Minería de Laciana. La Vía Verde de Laciana, es otro ejemplo de uso y disfrute del patrimonio industrial. La vía que discurre por un total de 12 kms nos ofrece la posibilidad de disfrutar del variado paisaje y de restos arqueológicos mineros a lo largo del recorrido.

Aula Geológica de Robles de Laciana: El Museo cuenta con mas de 500 piezas originales distribuidas en tres salas y un total de 300 m2. Alberga una exposición permanente de fósiles y de minerales tanto a nivel nacional como mundial y materiales de la época glacial. Junto con el Área Geológica del Feixolín, constituyen un estudio completo de las formaciones geológicas ligadas al carbón, así como la posibilidad de ver de cerca una antigua explotación minera. Desde San Miguel de Laciana, dos rutas nos acercan andando o en vehículo al Feixolín.

ESTACIÓN INVERNAL VALLE  LACIANA- LEITARIEGOS

Las pistas de la Estación Invernal  “Valle Laciana Leitariegos” yacen sobre la base del Cueto Arbás, el primer 2.000 de la Cordillera Cantábrica. Sus  8 kms de pistas discurren entre los 1.503m y 1.800 m de altitud, pistas  variadas y divertidas, de diferentes dificultades para todos los gustos y niveles de esquí. Si el entorno natural que rodea a la estación es excepcional, las variadas rutas alternativas que se abren al visitante también lo son. La estación cuenta en su base con un pequeño hotel y en un radio de 35 kms, están disponibles más de 1000 plazas hoteleras. Cuenta con dos escuelas en la que se imparten clases de esquí, snowboard y raquetas de nieve. Durante la temporada invernal, atraídos por la belleza de los paisajes, son muchos los aficionados que acuden a sus instalaciones para disfrutar de la nieve en un ambiente muy agradable y familiar.

RUTAS

Recorrer montañas y valles

La comarca de Laciana cuenta con un gran número de rutas, adecuadas para diferentes niveles, en las que podemos interactuar con el  medio. La naturaleza y la cultura tradicional lacianiega serán los grandes protagonistas. Rutas accesibles, tanto para los que se inician, como para los grandes aficionados a la montaña. Podemos elegir entre rutas a pie o en bicicleta o incluso optar por el caballo. Y porque no atrevernos con la escalada!!

Para los montañeros experimentados, la ruta del Valle de Sosas hasta la Chagunona y el Cornón (2.194m), constituye una ruta imprescindible, con una magnífica panorámica del valle y de la laguna glaciar. Y para los menos intrèpidos, las rutas marcadas a las brañas del Valle.

 


La Casona


Lavadero con Sarcófago

Ruta a la Braña

 


Rebeco
 


Castillete minero Pozo María


Laguna de origen glaciar