FERROCARRIL DE M.S.P. "PONFERRADA-VILLABLINO"

 

LA CONSTRUCCIÓN DEL FERROCARRIL

EL PROYECTO

El proyecto del Ferrocarril de Ponferrada a Villablino fue fechado el día 22 de enero de 1918 y firmado por el ingeniero José María Alonso Areyzaga. Se presentó al Ministerio de Fomento por el consorcio Nacional Carbonero representado por Pedro Ortiz Muriel quien legalmente recibió la concesión del ferrocarril. En el proyecto presentado se describía que el objeto de la línea era comunicar el coto carbonífero de Villablino con el interior de la Península y con los puertos de Galicia y Asturias.



Se proponía el ancho de vía de 1 metro.

La vía prevista era del tipo Vignole de 22kg/m.l. sobre traviesas de madera a razón de 1500 unidades por km.

El proyecto fue aprobado el 23 de julio de 1918, con una serie de condiciones entre las que destacan:

·        La dotación mínima del material móvil y de tracción debía de ser: 10 locomotoras; dos coches de 1ª clase; dos coches mixtos 1ª/2ª; otros dos más de 2ª; dos de 3ª; tres mixtos de 3ª/furgón; 5 vagones bordes altos; 5 vagones cerrados y 180 vagones para carbón.

·        Establecimiento de una fianza de un millón de pesetas por el concesionario.

·        Inicio de las obras 30 días siguientes a la publicación en la Gaceta de Madrid de la Real Orden de Concesión y quedarán totalmente terminadas a los 420 días naturales a contar desde la misma fecha. Por cada día de retraso deberá pagar el concesionario al Estado 10.000 pts. Igual cantidad recibirá por cada día de adelanto por parte del Estado.

COSTO DE LA OBRA  

Los gastos de establecimiento del ferrocarril se calcularon en 8.162.000 pts, distribuidos en las siguientes partidas: 

Expropiaciones

200.000

Explanación

1.650.000

Obras de fábrica

300.000

Túneles

200.000

Estaciones

500.000

Casillas y garitas

60.000

Material fijo

3.650.000

Otros accesorios

50.000

Material móvil

1.000.000

Accesorios generales

30.000

Teléfono

60 .000

Imprevistos (1%)

77.000

Dirección y administración

385.000





LOS TRABAJOS DE CONSTRUCCIÓN

La longitud total de la línea quedó fijada entre Ponferrada y Villablino en 61,65 km. Para programar la construcción de la línea, fue dividida en 15 trozos. Para cumplir el programa se partió de 2 puntos básicos: 

1º La obra de la línea más importante era el túnel nº 1(400m) que se situaba en el km. 11 y cuya terminación se calculó en 7 meses.

2º Aprovechar el estiaje del río Sil para establecer los apoyos de los puentes y los muros de contención. 


Se calculaba la longitud total de túneles de la línea en 650 m., 735.000 m3 de terreno en desmonte y 75.000 m3 de construcción de muros, además de 10 puentes y la construcción de 7 estaciones y 8 apeaderos. 

Estaba prevista la utilización de 4000 trabajadores. Se enviaron reclutadores a toda España y el 30 de septiembre ya se había llegado a esta cifra, la cual aumentó a 4800 en octubre. Pero el 15 de octubre se detectaron los primeros casos de gripe en la comarca, una epidemia que fue muy virulenta, lo que tuvo como consecuencia que muchos trabajadores enfermaran y regresaran a sus puntos de origen, quedando a pie de obra 1200, cifra que aumentó a partir de enero de 1919,pero el mal ya estaba hecho y el retraso perdido no pudo recuperarse. 

Otra circunstancia grave fue la propia Administración, ya que la sociedad constructora contaba con la carretera Ponferrada a Villablino que permitía el reparto de material, sobre todo de vía y resultada en todo caso un valioso elemento auxiliar. Y a la administración no se le ocurrió otra cosa que reparar la carretera con carácter de urgencia. Como consecuencia, resultaba impracticable por las obras y a la vez restaba trabajadores al ferrocarril (unos 1500), desembocando en una competencia y en un alza de precios de jornales. La inhabilitación de la carretera alteró los planes de trabajo, pero se encontró una solución: salvar el recorrido del túnel nº 1, que aún se estaba excavando, con un trazado provisional, el cual permitía el reparto de balasto, la instalación de la vía y de los tramos metálicos de los puentes desde el punto de acopio de Ponferrada. 

Al interés que tenía el Gobierno y el propio Ministro de Fomento, Francesc Cambó se debieron las facilidades obtenidas en conseguir el suministro de material y su transporte hasta Ponferrada. 

El ferrocarril se inauguró oficialmente el 23 de julio de 1919. Sin duda un tiempo récord: un año desde el inicio de las obras. 

La MSP consideró necesario acercar más hacia las minas la línea ferroviaria, por ello, construyó dos ramales, con vía métrica desde Villablino, el primero hasta Villaseca de Laciana, con 7,2 km, se inició en 1919, antes de terminarse la construcción de la línea principal, fue puesto en servicio el 4 de mayo de 1920. El otro ramal, hasta Caboalles de Arriba, con 8,4 km. se inició a finales de 1919 y fue puesto en servicio el 26 de junio de 1920.